LA LATA, UN ENVASE QUE A PESAR DE LOS AÑOS SE CONSERVA MUY BIEN

La revista IDE nos acaba de recordar esta efeméride, el cumpleaños de las latas de bebidas que aparecían en EE.UU. allá por 1935. Más de 85 años después, tras diversas evoluciones en su forma, peso y practicidad, este envase se conserva muy bien y sigue entre nosotros siendo considerado como un recipiente «seguro, resistente, ligero, moderno, competitivo, transportable y fácil de enfriar, así como un perfecto soporte para la imagen de marca. «

Nuevos tiempos

Por sus potencialidades, entre ellas la de ser uno de los envases más sostenibles que existen en el mercado, se avecinan nuevos tiempos para las latas y ya vemos cada vez más vino o agua, o incluso cervezas artesanales, envasadas en este tipo de recipientes.

Las latas pueden ser recicladas hasta el infinito sin pérdida de calidad y, de hecho, son el packaging más reciclado en todo el mundo.

Personalización con etiquetas adhesivas

Y las latas también precisan etiquetas. Cada vez son más los productos, incluso de pequeñas producciones, que hacen uso de estos envases y son personalizados con etiquetas adhesivas con efecto incluso no etiqueta («no label look». De esta forma, da la sensación que la lata está serigrafiada en realidad. En Coreti podemos hacerlo y la impresión digital con HP Indigo es ideal para ello.

Material Vanish de UPM Raflatac – un ejemplo de efecto No Label Look en latas.
Fuente: Coreti, Revista IDE, UPM Raflatac, Avery Dennison.