EL DE LA ETIQUETA ADHESIVA, UN LENGUAJE PROPIO (PARTE II)

Continuamos desgranando el “argot” propio de nuestro sector y lo haremos esta vez con ciertos tipos de materiales con los que habitualmente trabajamos en Coreti para realizar las etiquetas adhesivas de nuestros clientes. Comenzamos por explicar qué queremos decir cuando hablamos de etiquetas de seguridad. Son aquellas que, con distintos papeles, logran evitar o evidenciar la manipulación de un producto.

Para ello, en Coreti disponemos de films y papeles tipo VOID o inviolables, los destructibles o ultra destructibles e, incluso, aquellos llamados tamper-evident (o de evidencia de apertura). El primero de ellos deja pruebas visibles de que la etiqueta ha sido manipulada, aunque se haya reposicionado. El segundo hace que la etiqueta se rompa en pequeños pedacitos si la quisiésemos retirar. Y, por último, se encuentran los materiales que evidencian la apertura de un producto, pues al intentar retirar la etiqueta estos se “deslaminan” y dejan residuos en ambas partes del artículo.

Industrias como la farmacéutica o la de tecnología son clientes habituales de este tipo de productos, utilizando por ejemplo precintos de cierre. En la mayoría de los casos estos son homologados y personalizados para sus artículos.

Las etiquetas antihurto adhesivas, cada vez más utilizadas en alimentación y bebidas, además de en textil, son la garantía de seguridad en el punto de venta de nuestro cliente final. Las EAS o alarmas son protecciones electrónicas de productos con un circuito metálico y que hacen saltar una alarma a su paso por unas antenas o arcos de seguridad.

 

 

Los materiales durables son otras opciones para sectores como el de la automoción, neumáticos, la electrónica o servicios industriales, que exigen gamas de productos exclusivos que sean duraderos, minimicen el desperdicio y cumplan con los estándares de cada actividad en concreto. “Las etiquetas de equipos y bienes durables deben funcionar de manera consistente en una gran variedad de ambientes hostiles, condiciones y temperaturas”, así lo explica perfectamente Avery Dennison en su web.

Entre estos materiales de este tipo encontramos, sobre todo, frontales fílmicos PET (poliéster) y adhesivos acrílicos (base agua), base caucho (hot melt) y solvente para condiciones especiales, que garantizan la durabilidad y la resistencia en condiciones complicadas.

Fuente: Avery Dennison y UPM Raflatac