DISEÑO Y PREIMPRESIÓN: ESTÉTICA Y TÉCNICA TRABAJANDO UNIDAS

El paso por este departamento es previo a cualquier pedido de compra que se pueda generar en nuestra compañía, y, a su vez, también anterior a la propia producción de cada etiqueta. Ángela, Alberto, David, Javier, Martín, Patri y Sara, son los compañeros de Diseño y Preimpresión que ponen en acción los aspectos estéticos y técnicos necesarios para producir las etiquetas adhesivas de nuestros clientes.

“Actuamos como filtro entre los diseñadores y los impresores. Lo que tenemos que intentar es que el resultado final de la etiqueta sea lo más fiel posible a cómo se planteó inicialmente y, al mismo tiempo, buscar facilitar la producción”, así nos explica Javi la labor que realizan diariamente.

Ellos adecúan el diseño de nuestro cliente al formato en el que después será impreso. Para hacerlo “a menudo estamos en contacto directo con el cliente durante esta parte del proceso, incluso aconsejándolo y guiándolo”, afirma Martín. En la parte referida a la preimpresión preparan y diseñan además los utillajes (archivos, clichés, troqueles, termos, etc.) necesarios para cada máquina, ya sea digital, serigrafía, offset o flexografía.

Son otra parte sustancial, vital, prioritaria, para que todo nuestro proceso productivo no pare y funcione de forma correcta y en sintonía. De hecho, otra de sus funciones también consiste en corregir o modificar parámetros durante la impresión, ya sea en relación con el color o a los topos de lectura, entre otras cuestiones. “Es en esta fase donde interactuamos con los compañeros de fábrica”, comenta Martín.

La parte más complicada

Hemos charlado con nuestros compañeros sobre lo más difícil y de mayor responsabilidad que realizan cada día.  “Lo más complicado consiste en detectar y advertir en cada diseño los posibles problemas a la hora de imprimir o realizar el montaje”, afirma Ángela. Algo que también comparte Sara.

Por su parte, Patri señala “todos los trabajos que cuentan con una gran cantidad de acabados, o aquellos con dato variable: numeraciones o códigos de barras” como los de mayor complejidad.  “Para estos últimos hay que generar desde bases de datos simples, hasta algunas muy complejas, en las que el mínimo error de concentración te puede llevar a fallar en un número y generar mal toda la secuencia de códigos”.

El reto de enfrentarse a diseños complejos que requieren especial atención y “estar a la altura de las expectativas del cliente” es para Alberto lo realmente difícil. “En estos casos es cuando más satisfacción sientes al contemplar el resultado final”.

David advierte que “todo lo referente a nuestro trabajo conlleva mucha responsabilidad”, pero “especialmente la parte final, con la preparación y pedidos de utillajes, ya que en muchas ocasiones se trabaja con plazos de tiempo limitados”.

En cuanto a lo más difícil, para él es “tener que igualar un trabajo a una muestra física, sin disponer de ninguna clase de archivo, teniendo que redibujar textos, ilustraciones, acabados…”.

Experiencia previa

Aunque todos nuestros compañeros de Diseño y Preimpresión tienen formación específica en diseño gráfico y/o preimpresión, ninguno de ellos disponía de experiencia previa en el sector de la etiqueta adhesiva, “la mayor parte de nuestros conocimientos en el sector fueron adquiridos aquí, en Coreti”, confirma David.

La mayoría de ellos continuaron su experiencia laboral en Coreti tras la realización de prácticas profesionales en nuestra compañía.

Sobre su profesión y sobre Coreti

“En el diseño gráfico se combinan aspectos técnicos con otros más artísticos y creo que, cuando se hacen tareas de preimpresión, hay que tenerlos a ambos en cuenta”. Así define su profesión Javier.

Lo más satisfactorio para nuestros compañeros es ver reconocido su trabajo sobre todo por parte del cliente. Sara y Ángela son del mismo parecer en este sentido, pues a ambas les motiva ver que el esfuerzo realizado tiene una recompensa, “el agradecimiento por parte del cliente”.

Para Alberto “cuando en el lineal de un supermercado te encuentras con un producto cuya etiqueta ha sido fabricada en Coreti, te satisface saber que eres parte fundamental de la cadena que la hizo posible. El diseño es comunicación, y de nosotros depende que el mensaje llegue correctamente al receptor; en este caso, al cliente final”.

De Coreti, como compañía asentada en el mercado y con casi treinta años de historia destacan “su estabilidad y las condiciones que garantiza a sus trabajadores, difíciles de encontrar en otras empresas”. Como ocurrió con ellos, “Coreti da a la gente joven la oportunidad de formarse y demostrar su valía en el mundo profesional, que es donde realmente se aprende”, señala Martín.

Coreti además les aporta un aprendizaje continuo, “pues aquí cada día nos encontramos con cosas nuevas e innovadoras en casi todos los sistemas de impresión, algo que nos permite seguir formándonos y poder ser cada vez mejores en nuestro trabajo”, afirma Patri.