CASI TREINTA AÑOS DE HISTORIAS: CHARLAMOS CON NUESTROS EMPLEADOS MÁS VETERANOS

A punto de cumplir nuestros treinta años de vida, en Coreti hemos querido recordar momentos e historias con algunos de los compañeros que comenzaron su andadura profesional aquí, con nosotros. Todos ellos superan los veinte años de relación laboral con nuestra compañía. Por estricto orden de antigüedad hablamos de Montse que cumple un cuarto de siglo en Coreti, Amador con un año menos, Manuel Deza con 23 años de dedicación a nuestra empresa, Belén Méndez y Teresa con 22 y 21 años, respectivamente.

Ingeniería, delineación, sector alimentario, estudios, agencia de publicidad, estos son los orígenes profesionales de nuestros compañeros. Como vemos, ninguno de ellos disponía de conocimientos en el sector de la etiqueta adhesiva y, sin embargo, hoy son de las personas más expertas que podemos encontrarnos en la compañía.

DUROS COMIENZOS Y CORETI EN SU ESENCIA

Recuerdan sus comienzos duros, con mucho trabajo que se tenía que sacar adelante en la mayoría de las ocasiones de forma manual. Las jornadas laborales eran partidas y no había distinción entre oficina y producción, pues en ambos casos se entremezclaban. Pero también ven aquellos tiempos como enriquecedores, donde comenzaron un gran aprendizaje que, como confirma Montse “todavía continúa pues, veinticinco años después, cada día aprendo alguna cosa nueva”.

Los años de trabajo en Coreti han supuesto y siguen suponiendo para ellos experiencias y sentimientos muy distintos, pero todos positivos. Teresa nos contaba que la relación laboral con la empresa “nos ha hecho capaces en la toma de decisiones y en el saber trabajar en equipo, dándonos cuenta de que nos necesitamos los unos a los otros”.

Seguir unidos tantos años a Coreti “me ha permitido vivir en primera persona su crecimiento continuo” no sólo en lo que se refiere a maquinaria y tecnología y al incremento de personal, sino también al “reconocimiento que ha alcanzado en el sector donde ya es considerado un referente y una de las grandes empresas del país”, nos explicaba Manuel Deza

Para Montse, Coreti es parte de su persona “no sería lo que soy y como soy sin Coreti”. Así mismo, para Belén todos estos años han supuesto la estabilidad laboral, personal y familiar de la que disfruta desde que trabaja en Coreti. Amador nos cuenta que el trabajo en nuestra empresa le ha permitido su polivalencia profesional y, por otro lado, poder mantener “excelentes relaciones con los compañeros”.

Todos ellos destacan en sus relatos el crecimiento constante que ha experimentado la compañía, así como la apuesta siempre presente y ambiciosa por la inversión en nueva tecnología que la ha catapultado al top ten de las empresas de la industria en España. Pionera también en medidas de conciliación, con visión ya de gran empresa, con vocación de ser una familia para sus empleados, y que “nos ha protegido desde el primer minuto contra la pandemia que, desgraciadamente, nos ha tocado vivir”, afirma Manuel Deza.

ANÉCDOTAS

No podía faltar esta pregunta entre las formuladas a nuestros compañeros, es la que se refiere al recuerdo de alguna anécdota que pueda contarse. Teresa no podría destacar ninguna en concreto “son muchas las que hemos vivido y ahora mismo no recuerdo ninguna en especial, pero procuramos, yo al menos, sacar la parte graciosa a todo”. Manuel Deza es del mismo parecer pues son tantas a lo largo de estos años que no podría señalar sólo una.

Montse recuerda muy nítidamente como hace 25 años en su primer día cogió por primera vez el teléfono y la recibieron cantando “tenemos chica nueva en la oficina…”. Amador nos recuerda que en Coreti nada es imposible, cuando hace memoria y piensa en el reto que le propusieron para poder sacar el trabajo de manipulado de 500.000 etiquetas que tendrían en servirse en dos días, “y lo logramos”, dice orgulloso.

Fueron años de mucho trabajo, eran aquellos tiempos en los que aún se podía comer a pie de máquina, “recuerdo alguna vez que comimos pizza delante del ordenador, no disponíamos de cuchillo, pero sí de cúter”, sonríe Belén al recordarlo.

CORETI Y SU EVOLUCIÓN

Desde la perspectiva de crecimiento y evolución de Coreti en los últimos años, nuestros compañeros indican que si les dicen en los comienzos en lo grande que se convertiría Coreti no se lo creerían. A este respecto comenta Belén “no sé dónde puede estar el techo en Coreti, hasta donde podrá llegar”. Y ese es un logro conseguido principalmente por personas como ellos Montse, Amador, Manuel, Belén o Teresa, con los que siempre, siempre se puede contar. De este tipo de personas está formada nuestra empresa.

Todos ellos han visto y vivido en primera persona la evolución y el crecimiento de nuestra compañía. Volviendo la vista atrás y pensando en sus respectivos puestos de trabajo también se atreven a contarnos qué es lo que más les gusta de ellos, como Manuel Deza “me gusta saber que trabajo en una compañía donde la prioridad es la protección de sus pilares básicos, sus empleados y sus clientes”.

Teresa, desde el departamento comercial nos cuenta que “me gusta mi trabajo por el trato con el cliente y poder darle soluciones” y añade “también por verme formando parte de la continuación del éxito de la empresa, ayudando en la expansión de su concepto de negocio, así como la combinación de nuevos servicios y productos”.

Para Montse interactuar con los diferentes clientes y formar parte del equipo de personas que trabajamos por convertir en una etiqueta adhesiva la idea y el diseño que nos traslada “es lo mejor de mi trabajo, sin duda”.

Belén y Amador por su parte son casi de la misma opinión, les encanta su trabajo porque cada día aprenden algo nuevo, y les otorga un positivo enriquecimiento personal.

PARA SUS ETIQUETAS, CORETI

Nuestros compañeros no lo dudan, aconsejarían con los ojos cerrados Coreti a todo aquel que necesite las etiquetas adhesivas para sus productos porque “es una empresa con un largo recorrido que seguirá invirtiendo en todo lo necesario para la mejora del producto de los clientes”, afirma tajante Manuel Deza.

“La seriedad en todo lo que hacemos y la vocación de servicio” es garantía para Amador, así como que Coreti sea reconocida a nivel nacional e internacional. Belén comparte de nuevo lo que expresa nuestro compañero, destacando, así mismo “el esfuerzo de la compañía por la conciliación de la vida laboral y familiar para sus trabajadores”.

Tanto Teresa como Montse, desde su prisma más comercial, aconsejarían a pies juntillas Coreti por ser “una de las empresas más cualificada y experimentada dentro del sector, por su flexibilidad, su apuesta por las nuevas tecnologías, por asumir cualquier reto que se le proponga y por su espíritu de superación”. A todo esto, ayuda, claro está, “el espíritu joven” que nos rodea.

Port Relacionados