Parroquia de Guísamo, Parcela B-7. Pol. de Bergondo 15165, Bergondo, A Coruña

“LO MÁS SATISFACTORIO DE NUESTRO TRABAJO ES VER EL RESULTADO FINAL DE LA ETIQUETA”

Todas las etiquetas que realizamos en sistemas de impresión como Offset o Serigrafía comienzan su creación en nuestro departamento de preimpresión, pasando después a manos de nuestros compañeros de fotomecánica. Ellos preparan cuidadosamente los utillajes necesarios para imprimir la imagen deseada sobre el papel autoadhesivo que ha escogido el cliente. De ellos también depende que los acabados que realizarán los impresores queden perfectos.

Nuestros compañeros Raúl y Carlos se afanan cada día en realizar su trabajo lo mejor posible entre planchas offset, pantallas de serigrafía, clichés, insoladora de pantallas, CTP´s, procesadora de planchas y filmadora de película. Con todo y de modo similar a la fotografía, mediante luz ultravioleta o láser, transfieren a las pantallas y planchas de impresión el diseño creado para cada etiqueta.

¿Cuál es la parte de vuestro trabajo de mayor responsabilidad?

En nuestro trabajo cada una de las diferentes funciones que cumplimos son importantes, por lo tanto, tienen que ser hechas de la manera más responsable, cumpliendo los tiempos establecidos para cada una de ellas. La preparación y colocación de los utillajes para las diferentes máquinas de impresión debe ser perfecta para que la producción no pare y pueda seguir su curso, y que el resultado final en la etiqueta de nuestro cliente sea el esperado.

¿La más difícil?

Sin duda la elaboración de las pantallas de serigrafía, ya que tienen que quedar perfectamente limpias de impurezas para que el acabado sea óptimo. Además, es importante tener en cuenta para su realización distintas variables como la elección de los hilos del entelado, las micras de la emulsión, el tipo de material sobre el que se va a utilizar o el tiempo de lavado y secado de la pantalla.

¿Y la más satisfactoria?

Creemos que, como en cualquier otro trabajo, lo que más nos satisface es ver el resultado final de la etiqueta fruto del esfuerzo diario, no sólo nuestro, sino de cada una de las personas que formamos parte de Coreti.

Los dos tenéis años de experiencia en Coreti. ¿Qué es lo que más os gusta de vuestra labor diaria?

Lo que más nos gusta es que nuestras funciones no son repetitivas, pues tanto puedes estar haciendo una pantalla, como una plancha, un cliché o incluso llevando a máquina todo lo necesario para realizar los trabajos del día siguiente.

Nuestro puesto nos brinda la posibilidad de movernos por toda la fábrica, escuchando y recibiendo las aportaciones de nuestros compañeros y encargados.

¿Y de Coreti como compañía?

Sobre todo, la tranquilidad y estabilidad que proporciona formar parte de una gran empresa en el sector como la nuestra. Destacaríamos además la flexibilidad que supone trabajar en Coreti gracias a la jornada continua instaurada desde hace años y que nos permite una mejor conciliación de la vida profesional y familiar.

De todos los pedidos que preparáis cada día, seguro que hay alguno que os gusta especialmente por múltiples motivos. ¿Cuál destacaríais?

Sobre todo, los que llevan acabados especiales en serigrafía. Es un elemento diferenciador encima de una etiqueta. Ver un acabado con tinta luminiscente o con tinta aromática o termosensible… Hay infinidad de combinaciones, por eso destacamos el resultado final de los trabajos que llevan este tipo de acabados.

¿Qué trabajo consideráis de mayor complicación?

Suele ser el que, o bien por su diseño y forma; o bien por el tipo de material o acabado que ha escogido el cliente, puede llevar al límite las capacidades de impresión en serigrafía. Por ejemplo, cuando hay formas muy finas que complican la apertura de la emulsión en la pantalla, la porosidad del material y la necesidad de recurrir a una tela con menos hilos, pero que siga manteniendo el perfilado que solicita el cliente en el diseño. En definitiva, todo aquel trabajo que lleve al límite de sus posibilidades las técnicas de la serigrafía o el offset.