LA NUEVA REVOLUCIÓN DEL PAPEL

Ya lo decía hace unos días el diario de referencia en nuestra comunidad autónoma (La Voz de Galicia), “El Papel está de Moda”. Lo hacía en un interesantísimo artículo de opinión firmado por Carlos Reinoso y en el que remarcaba que el sector papelero está llamado a una nueva revolución, la de la sostenibilidad. Papel y cartón tienen cada vez mayores y crecientes aplicaciones “gracias a su naturaleza renovable, reciclable y biodegradable”, indicaba el texto publicado por el periódico gallego. Y esto también es aplicable en nuestro sector, el de la etiqueta autoadhesiva, donde cada vez es mayor el interés por materiales naturales, biológicos, compostables, reciclados y, también, reciclables. Un interés que se acrecienta cada día, pues no sólo es solicitado para un único sector, sino que se manifiesta para cualquiera de ellos, desde la logística hasta la alimentación, pasando por el vino o la industria.

El periodista indicaba en su escrito, además, como bien conoce el mundo del packaging, que la digitalización ha supuesto la pérdida de mercado para el sector papelero en el mundo de los papeles gráficos para comunicación, publicidad y/o marketing, pero está resultando revolucionario para los envases y embalajes de todos los productos. El incremento del comercio online y la cada vez más creciente preocupación por el medio ambiente hacen y harán que papel y cartón experimenten importantes crecimientos. En esta parte, la etiqueta adhesiva en papel también tiene y tendrá una importante presencia.

Productos sostenibles para etiquetas
En Coreti cada día incrementamos más nuestra cartera de productos sostenibles gracias, también, al desarrollo e innovación constante de muchos proveedores. Para etiquetas adhesivas existen cada vez más opciones en el mercado, incluso aquellas que nos permiten dar tan sólo un primer paso y pasar de un material fílmico a un papel. Disponemos de una amplia gama de papeles reciclados y de  films de origen biológico y de origen forestal, que no requieren de recursos fósiles para su fabricación. Además, tenemos un abanico de opciones de materiales compostables y biodegradables, así como otros que provienen de desperdicio de subproductos de procesos productivos, como pueden ser el grape crush (realizado con restos de bagazo de vino) o el apple crush (fabricado con desperdicio de manzana).

Las aplicaciones de estos productos pueden ser muy diversas, para logística, retail, alimentación, e incluso para etiquetas de alto valor añadido como productos gourmet, delicatessen, bebidas, espirituosos, cervezas, cosmética, etc. Según cada aplicación, cada diseño, cada uso, el material idóneo o más vistoso podría ser distinto. Y es aquí donde en Coreti queremos y podemos asesorar y ayudar a nuestros clientes.

Fuente: Coreti, LA VOZ DE GALICIA, Avery Dennison, UPM Raflatac