CONTINÚA LA INESTABILIDAD EN LOS MERCADOS DE MATERIA PRIMA

Aún no se ha estabilizado del todo la crisis de precios y de suministro de los films, cuando nos ha asaltado también la que afecta a todos los papeles, derivado del incremento incesante de costes de la pulpa. Para acabar de rematarlo, nos hemos encontrado con las dificultades que se prevén con el papel glassine, afectado por subidas de precios importantes, y con una posible y preocupante escasez de este artículo para nuestra industria.

El papel glassine, también llamado liner o papel soporte, es el que hace posible la transformación del papel autoadhesivo en nuestro sector de modo que, queramos o no, sin él poco o nada podríamos producir.  

Todas las advertencias que nos llegaban, tanto de las informaciones a nivel mundial, como de nuestros proveedores, se han acabado cumpliendo, más rápido de lo que todo el mundo preveía.  El incremento exagerado de la demanda en China, así como la reactivación a nivel mundial del consumo, no ha pillado a nadie preparado, al menos a los fabricantes de materia prima, con stocks “0” tanto en las fábricas como en los puertos.

A esta situación no ha ayudado el cierre de muchos fabricantes de papel, ahogadas por la crisis del COVID-19, por una situación de precios muy bajos que acarreaban desde hace años, y por la evidente bajada de consumo en la industria gráfica convencional.

Todo esto ha provocado que, incluso, se estén presentando escenarios en los que la falta de ciertos frontales haga que nuestros clientes tengan que repensar diseños con materiales alternativos. Una situación que es probable nos acompañe a lo largo de todo este año, pues la inestabilidad en los mercados de la materia prima todavía continuará.

Otras industrias afectadas

Pero nuestra industria no es la única a la que afecta este panorama a nivel mundial. Sólo hay que ver la situación en otros sectores como el de automoción o el de los electrodomésticos, o tecnología móvil, que ha visto reducida su producción por falta, por ejemplo, de microchips.